Archivo de la etiqueta: Investigación Social

La investigación Social, esa gran desconocida

En tiempos de encuestas diarias sobre intención de voto me pregunto si realmente sabemos lo que es y las aplicaciones que tiene la investigación social. Hoy en día oigo muy a menudo que se realizan encuestas para todo pero realmente ¿sabemos lo qué es una encuesta?

encuesta5

Muchas veces me ocurre que cuando hablo de investigación social aplicada a la mejora me dicen: “No estamos interesados en hacer encuestas”, se ha conseguido que la encuesta sea la panacea y lo único que se identifica con esta rama científica cuando hay multitud de técnicas más. Porque sí, no nos olvidemos que la sociología, y por ende la investigación social, es una ciencia. Hoy en día, en los tiempos de palabras como innovación, tecnología, internet, etc. parecería que sólo existe la ciencia en la ingeniería, la medicina, la economía… y la sociología?

sociologia

Siempre digo que la mejor manera de conocer algo es preguntando y esa es una de las labores de la sociología, saber a quien, a cuantos, que y cómo preguntar. Y sí, eso se consigue utilizando el método científico.

Para mejorar primero hemos de conocer, aunque soy consciente que es algo que nunca ha estado de moda. Normalmente ya lo sabemos todo, no necesitamos preguntar y bajo esa filosofía se han realizado, y realizan, verdaderas “atrocidades” en forma de: carreteras, aeropuertos, polígonos industriales, parque tecnológicos, viveros de empresas, edificios de oficinas, centros, programas, recursos, aplicaciones, etc. No resulta necesario un diagnóstico previo que avale científicamente que ese recurso es el más adecuado para cubrir esa necesidad.

CienciaDivertida.jpg_611140420

Hace tiempo un responsable político me decía: “Es necesario, y debería ser obligatorio por ley, tener una diagnóstico previo que justificara tal ó cual recurso. Lo que sucede es que en mi caso no lo es tanto porque conozco la realidad y estoy seguro de lo que se necesita”.

De todo esto sabe mucho más que yo la siguiente entrevistada, Iratxe Herrero Zarate, de la que he aprendido y sigo aprendiendo todos los días.

Anuncios

¿Mejora y Administración Pública son antónimos?

mooc-innovacion-1

Alguien pudiera pensar que estos dos términos podrían ser antónimos y es que nunca ha tenido la administración pública buena fama.

suma arandaAl escribir esta pequeña reflexión a modo de introducción, me viene a la memoria una anécdota que me sucedió hace un par de años en Aranda de Duero. Estaba diseñando y madurando todavía el proyecto de y-logika, testando la metodología, con los primeros contactos, etc. y tuve la oportunidad de acudir a unas jornadas sobre emprendimiento que se realizaban. Recuerdo que el primer día debíamos de “salir al estrado” para presentar cada proyecto profesional, en qué consistía, en qué situación estaba, cuales estaban siendo las dificultades, etc. Durante mi presentación, manifiestamente mejorable todo hay que decirlo, manifesté las dificultades que me estaba encontrando en ese momento para presentar procesos de mejora en la administración pública. Al finalizar se me acercó una de las personas que estaban allí y me hizo una observación después de escucharme: “Tú no has trabajado nunca con la administración pública, verdad?”. Me hizo sonreír y después pensar sobre lo que había debajo de esa pregunta.

¿Nos gusta cambiar a las personas ó nos gusta “leer” cómo podríamos cambiar ó cómo cambian otros? Resulta curioso que hoy día diariamente vemos y oímos mensajes de cómo combatir el estrés: “tome esto, haga deporte, etc.” pero rara vez nos hacemos la pregunta esencial: ¿Por qué tengo yo que vivir con estrés? Pues algo así pasa con la mejora y las personas, y a veces nos olvidamos que la administración está compuesta de personas.

ec03-sistema-educativo-cambio

Tengo la suerte de poder transcribir ahora una pequeña entrevista que con la “excusa” de la mejora ha tenido a bien, y se lo agradezco enormemente, de responder D. Juan José Laborda:

Elogio del aburrimiento

imagen 1

El aburrimiento es algo tan cotidiano que pocas veces nos paramos a pensar sobre el mero hecho de aburrirse en sí mismo (porque, de entrada, ¿quizá nos suena aburrido?). Podemos experimentar el tedio en nuestro trabajo, en una sala de espera, en el metro de vuelta a casa, estudiando para un examen o acompañando a una amiga de compras. ¿Por qué sucede? ¿Es bueno o es malo?

Los científicos trabajan desde hace años para entender los efectos del aburrimiento en el cerebro.

imagen 2

A la pregunta de si es positivo o negativo, el doctor José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), se remite a los griegos para recordar la importancia del “nada en exceso”, y distingue la diferencia entre perder el tiempo y aburrirse. “De vez en cuando perder el tiempo es aconsejable, porque supone parar en la vorágine y en el tipo de vida que llevamos, en la que el tiempo es oro. Yo se lo aconsejo a mis pacientes”, cuenta.

imagen 3

¿Y para qué vale abandonarse un poco al no hacer nada? “Permite ser creativo, es una válvula de escape que nos facilita entrar en nuestro interior y dejar la mente libre. Nos anima a soñar despiertos para que fluya esa imaginación. Pero en Occidente lo que se hace es estar ocupados para no pensar y no conocernos a nosotros mismos. No estamos acostumbrados a profundizar en nuestro interior. Nuestra sociedad no ha tenido ese culto a saber estar tranquilos, relajados, reposados, para después volver a la actividad”, dice José Elías, psicólogo del centro Joselias, y miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de España (COP). “En el trabajo es bueno despistarse un poco cada hora y media aproximadamente, para después volver a la normalidad”, añade.

imagen 4

Sirva como ejemplo este reciente estudio de la revista Science, en el que la mayoría de los participantes eligió aplicarse descargas eléctricas suaves durante 15 minutos de calma en una habitación vacía, en lugar de estar simplemente sin hacer nada. “Demostraron, de forma consistente, que rechazan estar con sus propios pensamientos por, incluso, un breve período de tiempo”, explicó Timothy Wilson, de la Universidad de Virginia.imagen 5 “Cuando miro lo que hacen los pacientes que esperan en la consulta, los encuentro siempre con el móvil. Permanecer parado es algo que no se hace”, señala, al respecto, el doctor López Rodríguez.

No es lo mismo

Toca distinguir, pues, entre no hacer nada y estar aburrido. Aclarado que pasarse dos horas mirando al techo puede ser altamente satisfactorio, combatamos el sopor que procede del hastío y de la falta de estímulo e ilusión. Se produce entonces un cuadro de apatía, cansancio, anhedonia (incapacidad para experimentar placer) o trastorno del sueño, que se puede confundir con la depresión o, paradójicamente, con el estrés.

imagen 6

Cuando el aburrimiento es crónico, están implicados dos circuitos cerebrales concretos. Los activadores, que son los que nos hacen movernos y conseguir objetivos: los que nos motivan. Y los inhibidores, que nos paran cuando hay un problema o peligro. “Para que el cerebro funcione bien tiene que darse un equilibrio entre ambos. Si vivimos muy activados, ese exceso lleva al estrés. Pero la superabundancia de inhibición, el no tener una motivación, produce un cuadro parecido. Necesitamos causas que nos apasionen”, explica el psiquiatra. Si es circunstancial, también las necesitamos. Y esto es lo que aconsejan los expertos a los aburridos empedernidos: “No se puede vivir sin motivación, es fundamental para el estímulo del cerebro, hay que buscar una. El ejercicio físico es un gran activador y tiene consecuencias muy importantes, también cerebrales.

Girl

A mis pacientes les planteo un programa a cumplir y les digo que una larga caminata empieza por un primer paso, que es siempre el más difícil. Les pregunto cuándo fue la última vez que se lo pasaron bien, y qué estaban haciendo. Y luego les pido que añadan una motivación intelectual, porque el ser humano es un ser en busca de conocimiento”, indica López Rodríguez. “El problema es cuando alguien se aburre porque no ha aprendido a hacer nada con su tiempo libre”.

imagen 7


Fuente: El País 23/02/2015

La “cultura” del presentismo en España. ¿Cuando cambiaremos?

Cuando calentar la silla no es productivo…

imagen 1

En los países nórdicos a las 17.00 horas se apagan las luces de la oficina. Si alguno de los empleados sigue ocupando su silla, debe tener un motivo de peso. La jornada laboral está programada para trabajar de forma intensiva y obtener a cambio un equilibrio entre la vida personal y la profesional. En España ya se han empezado a instaurar los horarios flexibles, que dan un margen de varias horas tanto en la entrada como en la salida, también funciona el trabajo a tiempo parcial o el remoto desde casa. Pero a diferencia de lo que sucede en países como Noruega, se sigue valorando el presentismo. Pasar largas horas frente al ordenador está bien visto.

“Muchas empresas del IBEX 35 tienen políticas de conciliación, pero no siempre se cumplen”, opina Esther Jiménez, investigadora del Centro Internacional Trabajo y Familia de IESE Business School. Tras haber realizado un estudio en 23 países de África, Asia, Europa y América Latina con más de 30.000 personas, una de las conclusiones es que en una misma compañía unos departamentos fomentan la conciliación y otros no; depende de los jefes y no del protocolo aprobado. “Se crean entornos contaminantes en los que los trabajadores sufren mayores niveles de estrés, tienen mayor intención de dejar la empresa y baja su productividad. Todo como respuesta a las exigencias de sus superiores”, señala Jiménez. Por el contrario, según esta investigación, el rendimiento se incrementa un 19% en entornos laborales que promueven la flexibilidad.

imagen 2

Uno de los retos en España es conseguir que las compañías implanten “horarios racionales”, que implican flexibilidad en el acceso y la salida, un máximo de 45 minutos para comer y que la jornada no finalice más tarde de las 17 horas, defiende Ignacio Buqueras, presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles. Estas medidas aumentan la productividad entre un 11 y un 15% y reducen considerablemente los gastos de las empresas (entre ellos el energético), según las estimaciones de este organismo. “El presentismo está muy arraigado a nuestra concepción del trabajo. Es un gran error y debería ser reemplazado por prácticas que promuevan la eficiencia”, destaca.

imagen 3

Pero más allá de las buenas intenciones de las empresas, está la cultura laboral, y el hecho de abandonar la oficina después que el jefe es un hábito difícil de esquivar. Un ejemplo de ello es lo que le sucedió al estudio de arquitectura noruego Snohetta en 2005.

SD_logo_1A

La apertura de una sede en Nueva York y su intento por implantar su modelo se dio de bruces contra el modus operandi de los estadounidenses. El horario de 9 a 17 horas no casaba con su estilo de vida; estaban acostumbrados a entrar más tarde, hacer largos descansos para comer y marcharse después de las ocho de la tarde, siempre después que su responsable. Los gerentes insistían para que se ciñeran al horario noruego pero no había forma, relata la investigadora Elin Kvande, que estudió el caso de esta empresa y lo presentó en la Nordic Working Life Conference, organizada en 2012 por el centro nacional de investigaciones sociales danés.

imagen 5

El equilibrio entre el trabajo y la vida familiar es básico para esta compañía noruega y por ello sus empleados gozan de cinco semanas al año de vacaciones. Algo que levantó ampollas entre sus trabajadores al otro lado del Atlántico y que finalmente se calmó con un pacto: solo descansarían tres semanas y por ese motivo cobrarían más que el resto de sus compañeros de la sede escandinava.

imagen 6

En España compañías como Iberdrola han dado un paso al frente en cuanto a la racionalización de horarios. En 2008 acordó con su plantilla, unos 9.000 trabajadores, universalizar la jornada intensiva y trabajar de 7.15 a 14.50 con 45 minutos de flexibilidad a la hora de entrar o salir. Según datos de la propia empresa, han mejorado la productividad; ganado más de medio millón de horas de trabajo al año; reducido en un 20% el absentismo y un 16% los accidentes laborales.

imagen 7

Otras más pequeñas, como Grupo17 (1.000 trabajores), dedicada a la prevención de riesgos laborales, también se han puesto las pilas. Hace cuatro años establecieron para algunos de sus empleados el teletrabajo, disponen de una hora para comer y de 45 minutos de margen tanto a la entrada como a la salida. A las 18 horas todos están fuera. La productividad de los empleados ha aumentado un 30%. “Los trabajadores saben que pueden contar con la empresa. Les escuchamos y si tienen motivos para llegar dos horas más tarde, no les pedimos justificantes”, explica María Jiménez, gerente del grupo.

imagen 8

En compañías como la consultora tecnológica Neoris, con más de 3.500 empleados en todo el mundo (750 en España), los horarios no son fijos; ya hace tiempo que se mide a los trabajadores por objetivos. “Hay muchas empresas en las que nadie ficha. Importan los resultados y se incentiva la autogestión”, asegura el vicepresidente de la compañía en Europa, Oriente Próximo y África, Pedro Irujo. Ahora están volcados en el “bienestar” de su plantilla y les pasan encuestas para medir su grado de satisfacción con los jefes, la luminosidad de sus lugares de trabajo, el ruido o el salario. Su intención es que sus empleados sientan que se preocupan por ellos. “Ya lo dijo Napoleón, un soldado motivado vale por tres”, añade Irujo.

imagen 9

Además, han contratado una serie de servicios para “hacerles la vida más fácil”, como uno de lavandería en la misma sede, o los conocidos tiques guardería o restaurante, con los que la empresa paga en especies y los trabajadores tributan menos IRPF. “Programamos actividades fuera de la oficina como carreras para fomentar el team building (trabajo en equipo). En el ambiente laboral se está más cohibido. Al salir, se habla de otros temas, se crea compañerismo y se confía”. No hay retorno económico. “Es una inversión en la felicidad de los trabajadores”, zanja.

Que cunda el ejemplo.

Fuente: El País 18/02/2015

99 días sin Facebook

Este es el título de la campaña de una agencia de publicidad danesa que anima a la gente a que coloque en su perfil una imagen de vacaciones y que escriba en sus muros un último estatus advirtiendo de que no volverán en un tiempo.

freeno-wifizone

El compromiso, concretamente, es abandonar la red social durante 99 días y sobrevivir para contarlo. Un proyecto que se inspira en las ganas que cada vez tiene más gente de darse un respiro de un mundo del que es difícil desenchufarse.

JWT-Logo

Este tipo de campañas, asegura JWT, no solo están en marcha en el mundo virtual; este año veremos cómo cada vez más hoteles, restaurantes y otros establecimientos prohíben o desaconsejan a sus clientes usar sus móviles y, ¡anatema!, cierran sus redes WiFi.

No-Wifi

EL NEGOCIO DEL ÉXODO RURAL

El modelo de desarrollo en España ha condenado a muchas regiones al abandono. En Europa el camino era el contrario.

Desde 1960, cuando comenzó en España el éxodo del campo a la ciudad, cientos de aldeas han desaparecido o se han convertido en fantasmas. Se calcula que en nuestro país son ya más de 3.000 los núcleos deshabitados y que en los próximos años otros tantos lo serán también.

PUEBLO ABANDONADO 1

Nuestro particular modelo de desarrollo, que primó la industrialización de cuatro o cinco ciudades grandes y la expansión de la periferia, especialmente del arco mediterráneo, en perjuicio del resto del país, condenó a muchas de sus regiones al abandono y a la despoblación. Así, cientos de aldeas de Aragón, Castilla León, Castilla la Mancha, Galicia, Asturias…, fueron quedando deshabitadas, desapareciendo físicamente incluso bastantes de ellas.

PUEBLO ABANDONADO 2

El espectáculo de sus ruinas tomadas por la maleza está al alcance de todos. Durante mucho tiempo, no obstante, el fenómeno sólo le interesó a los/as vecinos/as de esos lugares y a cuatro o cinco románticos para los que el espectáculo de las aldeas abandonadas constituía toda una metáfora de este país.

PUEBLO ABANDONADO 3

Porque, mientras sus ciudades y algunas zonas privilegiadas avanzaban en la historia viento en popa convertidas en los espejos de su presunta modernidad y riqueza, miles de pueblos y aldeas quedaban en el olvido, discriminados por su pobreza o su lejanía. Mejor todos reunidos en ciudades que diseminados por la geografía española, que es más caro para el erario público.

ESCUDO ESPAÑA

Mientras tanto, en Europa el modelo que se seguía era el contrario, es decir, el de promover con la economía el equilibrio geográfico del país de manera que ninguna región quedara desfavorecida ni ningún pueblo tuviera que desaparecer. Por eso es difícil hallar en esos países lugares deshabitados del todo, por lo menos en la medida española, y por eso ocurre que a sus habitantes les resulte exótico ver un pueblo abandonado por completo, algo que para nosotros es tan común.

BANDERA EUROPA

Últimamente, además, aparte de la curiosidad, el interés de ciertos extranjeros por nuestros pueblos deshabitados tiene una razón distinta. Determinados grupos de inversores han visto una posibilidad de negocio en la compra de esas aldeas abandonadas por sus vecinos/as, bien sea para convertirlas en centros de vacaciones, bien para dedicar sus terrenos a cotos de caza o para especular con ellos. El dinero que llega de sus manos es para unos/as vecinos/as que en muchos casos hace ya mucho tiempo que abandonaron sus pueblos, que incluso los aborrecen por la pobreza que en ellos sufrieron, un argumento imbatible para vencer ciertas ataduras que solo entiende la gente que durante generaciones y siglos vivió en el mismo lugar.

EUROS

El fenómeno está empezando a producirse, pero ya ha generado cierta atención mediática como antes sucediera con la ocupación de algunas aldeas por grupos alternativos, lo que está contribuyendo de paso a que la ciudadanía vuelva la vista hacia unos lugares para muchos desconocidos del todo porque en España la modernidad y el progreso se han confundido con el desprecio de lo rural y lo menos rico.

Una actitud que delata el complejo que en el fondo aquí se tiene respecto a otros países europeos (que, paradójicamente, son los que muestran más respeto hacia sus pueblos: los italianos o los franceses no tienen que demostrarle a nadie que son modernos) y que hace que a día de hoy la mayoría de la población española ni siquiera se haya enterado de que, mientras ellos hacen su vida, miles de pueblos quedan abandonados sin redención. Que sea el negocio el que los redima y que este venga del extranjero no hace sino más triste la triste historia de esos lugares y de las gentes que los habitaron.

Artículo basado en: Comalas | Política | EL PAÍS 22/09/14

La lucha contra la corrupción en Finlandia (7/7)

Finlandia-Y-LOGIKA

LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN EN LA EXPERIENCIA FINLANDESA (7/7)

Fuente: Revista Envío (Revista mensual de análisis de Nicaragua y Centroamérica). Número 289

HOY FINLANDIA ATRAE EL INTERÉS INTERNACIONAL

Las fortalezas de Finlandia en la lucha contra la corrupción han atraído particular atención en el ámbito internacional. En cumplimiento de sus compromisos, Finlandia continúa llevando a cabo acciones contra la corrupción tanto nacional como internacionalmente. Hoy, Finlandia participa activamente en las acciones contra la corrupción emprendidas por sus socios de largo plazo en materia de desarrollo, y contribuye con programas multilaterales contra la corrupción.

Desde finales del milenio, Finlandia ha firmado todas las convenciones internacionales relacionadas con la lucha contra la corrupción: la Convención de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para Combatir el Soborno, las Convenciones de la UE y del Consejo Europeo contra el Soborno, la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción y el Acuerdo de Cotonou.

En el futuro, los fondos de cooperación local coordinados por las misiones extranjeras de Finlandia proporcionarán instrumentos viables para combatir la corrupción a escala internacional mediante el Programa Global contra la Corrupción (GPAC) de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD), los instrumentos de la Unión Europea para la Cooperación al Desarrollo y la Gestión de Crisis Civiles, las negociaciones de cooperación y las asociaciones económicas.

Finlandia ingresó también en la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal de las Naciones Unidas.

UN AVANCE POR ETAPAS

La historia de Finlandia indica que cada una de sus etapas se desarrolló sobre la base de los logros alcanzados en las etapas previas. Y si bien no hay divisiones netamente definidas entre estas etapas, y éstas se traslapan hasta cierto punto de una manera natural, se puede apreciar el desarrollo de una cultura disuasiva de la corrupción en Finlandia durante los últimos dos siglos.

Todas las fortalezas actuales de Finlandia -una base de valores que promueve la moderación, el autocontrol y el bien común, estructuras legislativas, judiciales y administrativas que permiten una estrecha vigilancia y protegen del abuso de poder; la participación prominente de la mujer en la toma de decisiones políticas y las bajas disparidades de ingresos con salarios adecuados- tuvieron un desarrollo histórico y se asentaron a lo largo de un proceso: como dependencia autónoma, Finlandia heredó estructuras y una cultura de gobernabilidad extranjeras; después, nuevos ideales e ideologías despertaron a la intelectualidad; con ese bagaje, la intelectualidad desafió las estructuras y la cultura de gobierno heredadas; esta transformación ideológica no se quedó en una minoría, sino que llegó a toda la población a través de la educación obligatoria; como consecuencia, el gobierno adoptó los valores promovidos a través de la educación obligatoria y experimentó grandes cambios estructurales; esto afinó la cultura de gobernabilidad, la legislación, la economía y los medios de comunicación, hasta llegar al día de hoy, cuando la cultura y las estructuras administrativas de Finlandia atraen el interés internacional por sus logros.