Archivo de la etiqueta: Educación

El mobiliario sí importa en la escuela: Mejora educativa

ymagen 1

Rosan Bosch (Utrecht, 1969) es uno de los rostros más visibles de la innovación educativa a través del diseño de nuevos espacios y mobiliario. Con más de una decena de colegios construidos en Dinamarca y Suecia (de ellos, nueve son públicos) o en ciudades como Abu Dabi, Bosch apuesta por la eliminación de las aulas con filas de pupitres mirando a una pizarra, por el derribo de los muros en las escuelas y por los espacios diáfanos en los que el niño decide dónde quiere aprender.

Su máxima es que los estudiantes tomen decisiones desde el principio y escojan lo que más les interesa, porque en el mundo actual, según la propia diseñadora, “ya no vale trabajar bajo las directrices de un jefe; el mercado demanda perfiles que sepan pensar de forma independiente y tomar la iniciativa sin miedo a equivocarse”.

ymagen 2
Bosch estudió en un colegio Montessori, un método desarrollado a principios del siglo XX por la doctora italiana Maria Montessori basado en la idea de que los más pequeños aprenden de forma natural si se les permite seguir sus instintos. Pero su interés por la innovación educativa no le viene de ahí, sino de la desmotivación con la que sus propios hijos volvían de la escuela.

Pregunta. ¿Cómo puede influir el diseño en la forma de aprender?

Respuesta. Tal y como están concebidas las aulas, los niños llegan a clase, se sientan en un silla y se limitan a escuchar y a hacer lo que les dice el profesor. Es antinatural tener a estudiantes tan pequeños inmóviles en sus pupitres sin la posibilidad de desplazarse libremente y encontrar el entorno en el que se sientan más cómodos. Los seres humanos somos diferentes y nuestro cerebro funciona de forma distinta. Hay niños que necesitan total tranquilidad para procesar nueva información y otros que lo hacen mejor de forma colaborativa. La escuela moderna tiene que adaptarse a esa realidad y el diseño del espacio puede cambiar el modo de pensar, funcionar y reaccionar. Este tipo de estructuras más flexibles incentivan al niño a tomar sus propias decisiones. No se trata de poner ruedas a las sillas y a las mesas, sino de permitir la libertad de movimiento de los chicos. Es muy difícil cambiar la mentalidad de la comunidad educativa, y el espacio físico ayuda porque crea una nueva realidad.

ymagen 3

P. Se habrá encontrado con detractores que piensen que dejar al niño decidir puede perjudicar su disciplina.

R. Los niños no son animales salvajes que necesiten reglas rígidas. Una vez que les explicas que disponen de diferentes estancias para la lectura en solitario, para el debate, para el trabajo en grupo y también para escuchar las lecciones del profesor, lo entienden perfectamente y se adaptan. El formato del niño fijo en una mesa tiene mucho que ver con la disciplina y poco con el aprendizaje. El sistema tradicional les entrena para escuchar largos discursos sin aburrirse, y eso resulta imposible hasta para un adulto, que no aguanta más de 20 minutos de charla sin desconectar. Esos niños van a vivir en una sociedad totalmente diferente. Las nuevas generaciones tendrán que adaptarse a trabajos que aún no existen y detectar sus carencias. Se necesita gente que de forma independiente pueda aprender nuevas habilidades y conocimientos. Ser pasivo y actuar solo bajo las directrices de terceros ya no funciona.

ymagen 4

P. ¿Por qué cree que es prioritario un espacio que favorezca el trabajo en equipo?

R. El mundo se ha vuelto global. Ahora se trabaja con personas de diferentes culturas. Mis reuniones de trabajo, por ejemplo, son a través de plataformas online con colaboradores en Dubái o Michigan. En los exámenes de la escuela no se mide el liderazgo, ni la capacidad de aprender por uno mismo o las fórmulas para colaborar de la mejor forma posible. Tampoco cómo buscar información y contrastarla o saber concentrarse cuando hay muchas distracciones. Todo eso no se evalúa en el colegio y son capacidades básicas en el mundo real.

En España, es especialmente difícil innovar porque la gente tiene miedo al cambio. Cuando llegan arquitectos o diseñadores españoles a mi estudio, necesitan un par de meses para entender nuestra dinámica de trabajo. Ellos esperan recibir instrucciones y quieren un feedback continuo para saber si van por el buen camino. Eso a mi no me vale, yo quiero gente proactiva que marque sus propias líneas de trabajo sin necesidad de una supervisión continua.

P. Después de más de diez años dedicada a las galerías de arte, ¿cómo dio el giro hacia la educación?

R. Cuando mis dos hijos comenzaron la escuela estaban deseando aprender, todo les generaba curiosidad. Poco a poco, cada vez volvían a casa más desmotivados, hablaban de la escuela como un lugar aburrido y solo les contentaba planear qué harían en su tiempo libre. Fui a hablar con la profesora y me dijo que lo sentía pero que estaba sola con 30 niños y que no disponía de más recursos. Me explicó que había niños que seguían la clase y otros que se distraían. En ese momento ya me había dado cuenta del diseño y su poder de seducción, así que decidí emplearlo en la educación. Empecé a trabajar con pedagogos, profesores y padres. El proyecto de transformación tenía que ser integral.

ymagen 5

P. ¿Cuál fue la primera escuela con la que trabajó?

R. Fue en el año 2006 en un colegio de Gentofte, un pueblo cercano a Copenhague. El ayuntamiento puso en marcha en 1999 un proyecto para transformar doce escuelas públicas y yo me encargué posteriormente de una de ellas, la Hellerup School. Durante tres semanas nos colamos en las aulas para ver la forma de trabajar y de moverse de los alumnos y profesores y detectamos que el problema principal era la rigidez del espacio. Permitimos a los niños sentarse en el suelo y trabajar a la luz de una lámpara, colocar post it con sus ideas debajo de las mesas o leer en solitario en tubos circulares. Los profesores, que al principio se mostraban reacios, se dieron cuenta de la importancia de contar con diferentes espacios para la concentración o la colaboración entre los niños y ahí jugaba un papel esencial el mobiliario y su distribución en el aula.

ymagen 6

P. ¿Le resultó complicado contar con la colaboración de los profesores?

R. Todo cambio resulta doloroso y al principio todo parecía abocar a la catástrofe. Para que los profesores se sientan cómodos, tienes que trabajar con ellos, y cuando empiezan a ver los resultados, son los primeros en entusiasmarse. Estamos acostumbrados a pensar que los profesores no se reciclan, que durante toda su trayectoria manejan los mismos contenidos y no tienen necesidad de actualizarse, algo que no sucede con otras profesiones como los médicos. Ha llegado el momento de remover los cimientos de la educación, tenemos que ser justos con lo que los niños merecen.

En el caso de este colegio, los resultados fueron excelentes, los niños venían entusiasmados a clase con ganas de explorar las nuevas formas de aprendizaje; las filas de pupitres habían desaparecido. La transformación del espacio físico es el primer paso para poder cambiar la metodología de enseñanza y para que todo esto suceda hace falta la colaboración de los profesores.

P. Las fotos de sus escuelas denotan grandes inversiones económicas. ¿Qué le diría a los colegios que quieren cambiar pero no disponen de tantos recursos?

R. El objetivo no es crear espacios bonitos, sino que contribuyan al cambio. Se pueden hacer proyectos low cost encargando mobiliario a carpinteros locales. No hay un fórmula única, cada escuela tiene que trabajar para encontrar la suya.

ymagen 7

P. ¿En qué otros proyectos de innovación educativa ha participado?

R. Fui asesora en el proyecto Building Schools for the Future, impulsado en el año 2000 por el Gobierno británico para remodelar todas las escuelas de secundaria del país antes de 2020. Fue muy enriquecedor participar en coloquios con expertos de diferentes partes del mundo, pero la parte negativa fue la desilusión que generó en el profesorado la paralización del proyecto como consecuencia de la crisis en 2010.

ymagen 8En otros países como Estados Unidos, los proyectos en los que participa Rosan no debaten sobre la conveniencia de que los niños permanezcan sentados o no. Allí las discusiones están ya en otro nivel. Es el caso del colegio Academy for Global Citizanship en Chicago, donde están desarrollando un programa en el que los niños deben pasar el 25% de su horario escolar fuera de la escuela para estar en contacto con el mundo real. “Tienen que pagar en comercios y calcular las vueltas o conocer cómo funcionan los mercados de alimentos. Aprender a desenvolverse desde pequeños”, explica Rosan. Las paredes y los techos del edificio serán de cristal, para saber si llueve o no o si las temporadas de calor se extienden más de la cuenta. Es un centro educativo sostenible donde los niños tienen que ser conscientes de lo que le pasa al planeta.

Fuente: El País. 15/02/2016

y-logika improving

Entrevista a Michan

Buenos días:

Lo primero, quiero agradecerte enormemente que hayas tenido la amabilidad de tomarte un tiempo para responder a estas preguntas. Es una suerte para mí que puedas aparecer en este blog.

Me gustaría, para comenzar, que te presentaras brevemente a todas aquellas personas, seguro que serán muchas, que lean esta entrevista.

Foto MichanLo primero, soy chico, que no os confunda mi nombre. Estoy estudiando periodismo, este es mi último año, por lo que creo que ya puedo decir que soy periodista. He estado de prácticas en el diario El Mundo y, lo más importante, tengo un blog sobre Finlandia desde hace tres años, Michan en Finlandia, que es por lo que estoy aquí.

P.: ¿Cómo definirías el concepto de trabajo y profesionalidad que existe en España y qué diferencias ves con Finlandia?

R.: Procuraré no caer en la trampa de los estereotipos. Trabajo es simplemente ir de 9 a 17 a la oficina. Profesionalidad es ser parte de la empresa, esforzarte para que todo salga bien, hacer propuestas para mejorar… En conceptos, por supuesto, lo mismo sirve para un país que para otro. Se dice mucho que en el norte son más serios, pero, como siempre hay de todo. Conozco hasta un caso de ‘bullying’ a una trabajadora en Finlandia. Pero, repito, hay de todo.

P.: ¿Consideras que la mejora, la innovación y la eficiencia son importantes en España? ¿Realmente nos importan?

R.: Siempre es importante, pero que lo queramos ejecutar es otra cosa. Por ejemplo, en el caso de la política. Desde siempre ha habido un cierto bipartidismo, aunque ahora han surgido dos partidos a nivel nacional que han irrumpido. Han tenido que pasar 30 años, con una crisis gravísima en la que todavía estamos inmersos, para exigir un cambio. Otro ejemplo: la educación. Se ha intentado “mejorar” muchas veces, cada vez que entra un partido en la Moncloa se cambia a su gusto. Si el Partido Popular no gana ni puede apoyarse en Ciudadanos, en 2016 tendremos un nuevo cambio en ese aspecto. 2017 como muy tarde. ¿Cuál ha sido el problema? Que la eficiencia ha sido nula, por un problema de, primero, calidad y, segundo, de estabilidad.

P.: ¿Qué aspectos de la concepción de la vida finlandesa crees que sería beneficioso “exportar a España? ¿Y viceversa?

R.: Se me viene a la cabeza el tema de las tiendas: cierran mucho más temprano que en Finlandia. Esto permite a los trabajadores tener más tiempo libre por las tardes. En España es más normal el turno partido, que al final hace que tengas esa sensación de que has pasado todo el día trabajando. La hora de la cena también se podría cambiar en España, es mucho más saludable comer a las seis de la tarde (como se hace tanto en Finlandia como en muchos países europeos) que a las 10. En parte eso también es culpa de lo que comento del trabajo. Sobre qué podríamos cambiar en Finlandia… Hay dos grandes periódicos sensacionalistas que siguen un poco el modelo de ‘The Sun’, ‘Bild’, y que en España no hay como tal. ‘Ilta-Sanomat’ e ‘Iltalehti’ hacen un periodismo muy poco profesional, son algo vergonzosos.

P.: ¿Qué es para ti la innovación? ¿Es más un proceso ó una actitud? ¿Estamos, realmente, abiertos al cambio? ¿Qué diferencias hay entre España y Finlandia?

R.: Yo creo que tanto una actitud como un proceso. Para innovar, hace falta, primero, querer hacerlo. Y para eso hace falta tener una actitud. Para que se produzca el cambio, al final, hay que seguir un camino, pero hay que procurar que no se pierda esa mentalidad. Si estamos abiertos, no estoy del todo convencido. La gente está muy cómoda con su posición, entonces, ¿por qué moverse de donde está? Es lo que pasaba un poco con la educación en Finlandia durante 40 años, se ha mantenido un sistema sin apenas modificarlo, pero también porque funcionaba. Ahora están empezando a verse cambios, ya que se tiene que adaptar a los nuevos tiempos, en los que parece que es un poco menos efectiva (pero, aun así, la mejor en Europa). En España se cambia cada cuatro años, sin embargo esto no implica innovación, solo se adapta al gusto de los partidos. Bueno, esto es simplemente un ejemplo, pero me quedaré con lo que ya he dicho: la gente está muy cómoda tal y como está.

P: ¿Qué es lo que más te cuesta entender y aceptar de tu profesión en España en relación con la concepción de periodismo en Finlandia?

R.: Hay un dato sobre el periodismo en Finlandia que lo dice todo: números uno en libertad de prensa. España no está en las primeras posiciones, y esto es por culpa de los intereses que hay detrás de los medios. Que no digo que no ocurra esto también en Finlandia, pero el dato les avala. Soy capaz de entenderlo, pero no podré aceptar nunca que un periodista tenga que cubrir, por poner un ejemplo, la Copa del Rey de vela. ¡A nadie le importa, cojones! ¡A nadie! Bueno, sí, a los anunciantes. Y eso hace que me hierva la sangre. Todo por dinero. Ojala llegara un día en el que no tengamos que rebajarnos a eso, pero supongo que estoy siendo algo utópico, para mi desgracia. Eso sí, no quiero dejar que ellos me dominen.

Muchas gracias Michan

 

El fútbol es así

forofo

El fútbol es el deporte rey, por seguidores/as, ingresos, repercusión social, impacto mediático, etc. Los ídolos del fútbol son los grandes héroes de los y las jóvenes, se identifican con ellos, les copian su forma de vestir, les siguen en las redes sociales… Los clubes de fútbol manejan presupuestos millonarios, incrementados por la venta de los derechos televisivos. Se producen manifestaciones cuando hay sanciones hacia clubes. El límite entre el negocio y el deporte quizá lo marque la repercusión y la identificación social que tienen los clubes, en muchos lugares adquieren tintes similares a la religión.

Athletic Bilbao coach Marcelo Bielsa reacts during a news conference at Old Trafford in Manchester, northern England March 7, 2012. Athletic are due to play Manchester United in their Europa League soccer match on Thursday. REUTERS/Nigel Roddis (BRITAIN - Tags: SPORT SOCCER)
Athletic Bilbao coach Marcelo Bielsa reacts during a news conference at Old Trafford in Manchester, northern England March 7, 2012. Athletic are due to play Manchester United in their Europa League soccer match on Thursday. REUTERS/Nigel Roddis (BRITAIN – Tags: SPORT SOCCER)

Pero no debemos olvidarnos de que miles de niños/as ocupan su ocio, y el de sus abnegados padres y madres, en estos clubes. No sé si nos preocupamos tanto de la formación del profesor/a que enseña a nuestro niño/a en el colegio como de la formación de la persona responsable de nuestro niño/a en el club de fútbol. La profesionalidad, la formación, las aptitudes, la vocación, la honestidad y la exigencia deben estar en el ADN de la práctica del fútbol y por ende, en sus clubes.

entrenador 3

La profesionalización en la gestión, en los recursos humanos, la formación continua junto con conceptos tales como la planificación, la evaluación y la mejora formarán parte del diccionario de los clubes. Y en esa búsqueda se requerirá encontrar a los mejores profesionales posibles que garanticen que puedan conseguirse los objetivos marcados por el club. Indudablemente objetivos deportivos, pero también sociales, económicos y formativos.

entrenador

En un mundo, todavía, tan endogámico como el fútbol se abren puertas para que otros /as profesionales colaboren en la consecución de los objetivos; Ya no nos resulta tan raro encontrarnos con psicólogos/as, coach, responsables de marketing, jefes/as de prensa, responsables de relaciones institucionales, etc. pero siempre hacen falta buenos “directores de orquesta” que garanticen que todo se hace con un sentido, siguiendo unas directrices, enseñando que el fin no justifica los medios, siendo ejemplo. Personas que motiven, que trabajen en equipo y que hagan piña con todas aquellas personas que integran el club y fundamentalmente, con aquellas personas que trabajan día a día educando a niños/as y jóvenes con la “excusa” de la práctica del fútbol, los y las entrenadoras.

Una de esas personas es José Luís Martín, que ha tenido la amabilidad de responder a unas preguntas para ylogikablog, así que os dejo con su entrevista. Seguro que es muy interesante.

Vivir ó enseñar

movil

¿Te identificas con estas situaciones?

1. Fotos, fotos, fotos.

Cuando vas a un evento, a una cita o practicas cualquier actividad, solo hay un mantra: fotos, fotos, fotos. Ya sea con el móvil, con la cámara, con la tableta, con el ‘paloselfi’ o con todo a la vez, la clave es estar más preocupado por capturar el momento que por vivirlo. La actuación del niño en el cole (cuando no el propio parto), los Stones cantando ‘Angie’ sobre el escenario, tu propia boda… ¿Estamos perdiendo la capacidad de disfrutar de los momentos importantes?

Jean-François GornetFLICKR / Licencia CC
Jean-François GornetFLICKR / Licencia CC

2. Despertares.

¿Recuerdas cuando al despertarte por la mañana, aún presa del sopor, te quedabas un rato contemplando el techo? Porque ahora, ¿qué es lo primero que haces al abrir el ojo? Si tu respuesta no es mirar las notificaciones de Twitter, Snapchat, Facebook o WhatsApp, o comprobar las horas que has dormido conectándote a tu ‘wearable’, enhorabuena, eres una rara avis. Porque cuenta la leyenda que hay incluso quien se pone el despertador temprano solo para dar los buenos días en Twitter y luego volverse a dormir.

wasap

3. Desayunos de foto.

Te aficionaste a la repostería solo para presumir de cupcake en Instagram y Pinterest, aunque luego no haya valiente que se atreva a dar un bocado a esas magdalenas (perdón, cupcakes) azul pitufo. Dominas la modalidad desayunos/brunch hasta el punto de saber que el filtro Valencia no es adecuado para el desayuno continental pero sí para el inglés, o qué estado de humor evoca un té negro de Ceilán o un frapuccino. Incluso practicas la modalidad “desayunos simétricos”. Es más, tú, que de toda la vida has desayunado de pie un café con una tostada de pan de molde mientras te ponías los zapatos, ahora incluso madrugas los domingos para preparar el desayuno a fin de que las fotos estén en Instagram cuando se levanten el resto de tus amigos. Y te lo acabas tomando frío, claro.

 

desayuno

4. El ‘runner’ que hay en ti.

Tú, que el máximo deporte que habías hecho en tu vida era el de levantarte del sofá para coger el mando, has descubierto el ‘runner’ que hay en ti (porque no es lo mismo correr que ser ‘runner’), y claro, el mundo debe saberlo. En tu Instagram no faltan las fotos de zapatillas color flúor, esas que te enfundas cuando sales a correr móvil en mano. Por supuesto, seleccionas con mimo los itinerarios para que sean cuesta abajo y a veces hasta haces una parte en coche, todo por presumir de marca en Facebook. Que te hemos pillado.

Woman-Takes-Selfies-During-NYC-Marathon

5. No te guardas nada.

Necesitas informar a todo el mundo de que te vas a duchar, a poner el pijama, a cenar o a escuchar musiquita arropado con una mantita con ese librito (el uso del diminutivo es importante) que alguien recomendó en esa revista cultural tan cool. Es normal, la Humanidad no podría seguir su curso sin saber a qué dedicas cada minuto del domingo. Gracias.

mensaje-recibido

6. No sin mi wifi.

¿Se apodera de ti el pánico cuando hay un bajón en la cobertura de datos? ¿Te sientes desnudo si sales de casa sin el móvil? Puede que incluso te replantees ese fin de semana idílico en una casa rural aislada si descubres que no hay WiFi. Porque, ¿cómo vas a poder presumir de #desconexión, #naturaleza y #finderural si no hay WiFi?

maxresdefault

7. ¿Hablar con otros humanos?

Cuando estás con tus amigos , sigues ‘wasapeando’ o mirando las redes. A veces incluso mandas mensajes a los amigos con los que estás sentado en la terraza del bar. “Es para que vieras la foto y poder comentarla, tía”.

port

8. No viajas. Haces fotos.

Ya no es que hayas publicado tropecientas fotos de pies con el mar de fondo, de puestas de sol y de mojitos bajo el epígrafe “sufriendo mucho”, es que es imposible que te haya dado tiempo a ver todo lo que has fotografiado. Al menos podrás verlo en Instagram.

selfie-palo--575x323-otra--575x323

9. Reconócelo.

Te has chocado con una farola por ir mirando el móvil por la calle. ¿Te sientes identificado? Si te sirve de consuelo, no estás solo. Lo demuestran estos carriles:

14438045886078

 

Rompiendo tabúes sociales

Hay una tendencia sobre madres que aborda la cara menos amable de esta experiencia: un torrente de comentarios en redes sociales de mujeres que agradecen que se hable en público de ello y que se animan, contando su experiencia, a romper lo que consideran un tabú frente a una maternidad idealizada. Este testimonio, fotográfico y escrito, es el último ejemplo:

11150585_1124548720908276_3215455390148880003_n

Esta es una foto mía tres días después de dar a luz. Estaba convaleciente y tan expuesta que estaba hecha una mierda. Amaba a mi bebé, echaba de menos a su padre (que había vuelto al trabajo ese día), estaba cabreada con mi madre, me dolía pensar en mi hermano porque mi madre nos había abandonado y ahora tenía un niño que se parecía a él, mis pezones estaban agrietados y sangraban, la leche casi me había subido, mi bebé estaba cada vez más hambriento, me sentía triste porque la gente matase niños intencionadamente, no había dormido desde que me puse de parto, no sabía cómo colocar mis pechos, mi vagina estaba irritada de sentarme todo el rato para dar de mamar, estaba muy cerca de volverme loca. Katie vino a darme de comer la mañana en que fue tomada la foto. Tuvo incluso que volver a parar en casa a la hora de la comida. Después, una de mis siete hermanas, Sarah, vino por la noche y trajo la cena para toda la familia. Fue Sara quien me sacó esta foto. Llegó con comida y dijo “Hola, ¿Qué tal estás?”. Y conteste: “Soy un desastre”. Hablamos, me escuchó, y comentó: “He estado exactamente en la situación en la que estás tú”. ¡Me ayudó saber que ella también estuvo loca en una ocasión! Después me dijo: “Sé que esto te va a parecer raro pero ¿tienes una cámara? Estás tan natural y tan guapa”. Agradezco que sacara esa foto. Su intención era sólo traernos comida y terminó quedándose mucho más tiempo. La necesitaba. Ella lo sabía. Llamé a Rachel, la necesitaba. Necesitaba que cuidase a mi bebé, necesita más ayuda para que cogiese la teta. Llamé a Shell. Necesitaba que me dijese que mi bebé estaba bien. Mamás, esto es realmente el postparto. Aquellas que habéis pasado por ello antes ¿compartirías cómo fue ese momento después del parto? Tuve un postparto mágico. No fue sencillo pero tuve muchísimo apoyo y consejos, y el recordatorio de que las madres antes que yo habían pasado por esta etapa de la maternidad y que estaba bien que yo pasase por lo mismo.
La publicación desde el perfil de la protagonista, una madre de Phoenix (Arizona), llevan 22.000 compartidos y su historia ha aparecido como noticia viral en medios de comunicación de todo el mundo. El artículo publicado en bebesymás sobre esta foto ha sido compartido más de 10.000 veces en Facebook generando más de 7.000 comentarios, según el medidor Sharedcount.
(Facebook Danielle Haines)

Como las redes sociales tiene mucho de “escaparate”, la psicóloga y antropóloga Julieta París explica  que “una foto como esta es un golpe que despierta a la realidad que todos, en una especie de pacto de silencio global, tratamos de callar, silenciar y maquillar“.

El pediatra Jesús Martínez, muy activo en internet antes en el Facebook El médico de mi hijo y ahora en el blog Mamicenter, considera que existe cierto reparo a la hora de quejarse de la maternidad porque para muchas mujeres supone reconocer una sensación de fracasoy nadie va por ahí diciendo, ¡oye, que he fracasado!“. También influye, dice, el “afán de competitividad con otras madres” y la “idea de ser una madre 10“. Comentando su situación en foros o redes sociales, “muchas madres lo único que buscan es darse cuenta de que a otras mujeres también les pasa”, buscando “esa sensación de ‘tribu’ que nos falta” porque “ahora lo aprendes todo en internet, pero muchas veces ni tienes cerca a tu madre, a tus hermanas… Y te enfrentas a una cosa muy teórica y muy de película que te da en toda la cara”.

París también incide en esta situación de expectativas frente a realidad: “Aunque se está felixibilizando el concepto de ‘buena madre vs. mala madre’ todavía, y sobretodo los primeros días del puerperio [los 40 días tras el nacimiento], existe la sensación de que no puedes quejarte, de que no puedes hablar del susto, del miedo, de los sentimientos concentrados… y tan ambivalentes. Te dicen “¿Verdad que es lo mejor que te ha pasado en tu vida?” …. y el abismo entre lo que sientes de verdad y lo que crees que deberías decir, sume a muchas mujeres en un pozo de ansiedad que deberíamos afrontar con otra naturalidad“.

malasmadres1

Pese a que el tabú a hablar de los aspectos más difíciles de la maternidad pervive, “desde hace unos dos años si que hay publicaciones como el club de Malas Madres que empiezan a relativizar mucho más la situación”, indica Martínez.

Más del 10% de mujeres sufren depresión postparto. Consultar la situación con profesionales, incluso aprovechando las visitas al pediatra, es una de las vías para hacerle frente cuando más allá.

Fuente (El País 24/09/2015)

Aplicaciones del modelo educativo finlandés

En este artículo trato de reflejar y reflexionar acerca de las diferentes aplicaciones de los valores del modelo educativo finlandés. Este modelo puede aplicarse en todos los ámbitos formativos: En la escuela, en la universidad, en las actividades extraescolares, en los cursos de formación para adultos, etc. Lo importante, a mi juicio, de este artículo son los valores y las ideas y cómo, en este caso, se implementan en un ámbito muy concreto como es el fútbol base. Espero que os resulte interesante y nos haga reflexionar sobre cómo podemos MEJORAR, nuestra forma de actuar. Seguir leyendo Aplicaciones del modelo educativo finlandés

¿Horarios sensatos en España?

imagen 1

Imagina una ciudad española (Madrid, Barcelona o Zaragoza) en la que los restaurantes no sirven comida más allá de las 3 de la tarde y los bares cierran sus puertas a las 10 de la noche. Una ciudad sin menú del día y donde los oficinistas ya no paran una hora para comer. Un lugar donde se empiece a trabajar a las 9 de la mañana (ya desayunados) y se salga antes de las 6 de la tarde. El telediario y la cena son a las 20.00, y a las 23.00 se terminan los programas estrella de las televisiones. A las 23.30 queda poca gente por las calles y la mayoría de los españoles ya están en la cama para poder dormir ocho horas, casi una más al día de lo que lo hacemos actualmente.

imagen 3

Es un escenario difícil de imaginar pero que se parecería mucho a la llamada “racionalización de horarios” y a lo que ocurre en el resto de Europa. Para ello haría falta un gran pacto de Estado. Y no se trata sólo de un acuerdo entre partidos políticos: cambiar los horarios de los españoles necesitaría que se pusieran de acuerdo los empresarios, los trabajadores, los dueños de los bares, los de los pequeños comercios, las cadenas de televisión, los transportes públicos e incluso los turistas. Un gran esfuerzo para conseguir trabajar menos horas, conciliar mejor la vida familiar y laboral y evitar las jornadas interminables typical spanish por las que aún hay gente en las oficinas más allá de las nueve de la noche.

imagen 2

RTVE se ha comprometido a que su prime time empiece antes de las 22:15 para fomentar esa racionalización (aunque se lo ha saltado el primer día). Eso implica que sus programas estrella acaben antes de la medianoche para intentar que, especialmente los más pequeños, no acaben trasnochando por quedarse viendo la televisión. La cadena recibió muchas críticas por el horario de MasterChef Junior, que se emitía entre semana entre las 22:30 y las 0:30. El anuncio de RTVE no arregla el problema puesto que se trata de un adelanto de menos de media hora con la programación actual. En otros países europeos, el prime time se extiende entre las las 19:00 y las 23:00 horas.

“Ponte a echar cuentas: si tienes que levantarte a las 7 o antes para ir a trabajar y necesitamos unas ocho horas de sueño, no es posible que a las 00:15 sigas viendo la televisión”, explica la doctora de psicología social Sara Berbel. Acabar de ver la tele antes de las once de la noche es una de las cosas que cambiaría si los españoles tuviéramos unos hábitos de vida “a la europea”, como reclaman desde hace años distintos sectores. Pero vivir con horarios racionales no consiste solo en adelantar el reloj y hacerlo todo antes.

imagen 5

Una España que cambiara los horarios afectaría a otros muchos aspectos:

El sueño y la salud

imagen 7

En septiembre de 2013, el Congreso aprobó un informe que recomendaba que España adoptara el huso horario que le corresponde, el de Portugal y Reino Unido, y retrasar el reloj una hora. “Ajustar nuestro ritmo de vida al horario solar es sumamente beneficioso. Nos sería más fácil despertar, por ejemplo. Y también se haría antes de noche, lo que favorecería que nos acostáramos antes. No puedes pedirle a alguien que se meta en la cama a las 11 si en verano hay luz hasta las 10”, cuenta Juan Antonio Madrid, director del Laboratorio de Cronobiología de la Universidad de Murcia.imagen 6

Los españoles somos los europeos que menos dormimos (7,12 horas al día, casi una menos que la media del resto del continente). Además del tema del huso horario, existen otros factores a los que Madrid llama “ladrones de sueño”, como los horarios de la televisión y los hábitos que nos hacen acostarnos tarde, como retrasar nuestro tiempo de ocio “pero porque salimos más tarde de trabajar. Está todo relacionado”, explica.

Dormir menos de lo que se necesita tiene efectos perjudiciales sobre la salud. Por ejemplo, aumenta el nivel de glucosa en sangre por lo que indirectamente aumenta los riesgos de padecer diabetes.

imagen 8

Así cambiaría: lo ideal sería acostarse entre las 22:30 y las 23:30 y levantarse sobre las 7:00 de la mañana para dormir unas ocho horas al día.

La productividad escolar y laboral

“Los niños y adolescentes españoles tienen un continuo déficit de sueño que hacen que siempre lleguen cansados a clase y eso afecta a su aprendizaje”, cuenta Juan Antonio Madrid. Los adolescentes necesitan dormir más que los adultos pero el prime time televisivo tampoco ayuda. “No se puede asegurar que los malos resultados de nuestro sistema educativo se deba exclusivamente a los horarios, pero es un factor más”, explica Berbel.

imagen 9

Desde el punto de vista de las empresas, es bien sabido que, pese a que en España se trabaja más que en otros países -280 horas al año más que en Alemania, según los datos de la OCDE- estamos a la cola de la productividad. Los ejemplos de compañías que han implantado la jornada intensiva en España, como Iberdrola, apuntan a que han reducido el absentismo un 20% y los accidentes laborales un 15%. Según la investigación Productividad y empleo de la Universidad de Zaragoza, la productividad aumenta un 6% con la jornada continua. “Harían faltas leyes que penalizaran estar más horas en la oficina como, por ejemplo, que las horas en las que se paga la nocturnidad fueran antes, a partir de las ocho de la tarde, por ejemplo”, cuenta Sara Berbel.

imagen 10

Así cambiaría: la alternativa horaria pasaría por entrar a las 9:00 a trabajar, parar a las 13:00 a comer durante unos 40 minutos ysalir de trabajar entre las 17:30 y las 18:00. Se acabó el desayuno con los compañeros de trabajo de las mañanas y el café del mediodía. Los supermercados tampoco deberían estar abiertos hasta las 22:00 ni los fines de semana. "Cada vez compramosmás tarde porque nos acostumbramos a esa posibilidad, pero no porque lo necesitemos", explica Juan Antonio Madrid.

El papel de la mujer

“La racionalización de horarios sería beneficiosa para todos, pero especialmente para las mujeres. Las españolas son las mujeres más estresadas de Europa [según un estudio del Instituto Catalán de la Salud] y eso se traduce en insomnio y medicación, por ejemplo”, explica Sara Berbel. La psicóloga social indica que, si bien la racionalización de horarios no es la panacea que conseguiría que el peso de la casa no lo llevaran solo las mujeres, reducir las jornadas de trabajo podrían ayudar a que las labores del hogar se repartieran.

imagen 11imagen 13

“Los horarios son muchas veces una gran barrera que impide a las mujeres compaginar, sin renuncias de ningún tipo, su crecimiento profesional y sus obligaciones familiares o personales”, explica Ana Bujaldón Solana, presidenta de la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE). “Supondría crear un marco laboral con las mismas reglas de juego para todos. Actualmente, la inmensa mayoría de las reducciones de jornada para el cuidado de los niños son solicitadas por las mujeres, lo que frena en muchas ocasiones que estas mujeres opten a puestos de mayor responsabilidad en un crecimiento natural de su carrera profesional”.

imagen 12

Así cambiaría: Vaciar las oficinas las 18:00 "obligaría" a repartir las tareas domésticas entre hombres y mujeres. Además, los expertos apuntan a que la falta de tiempo hace que las mujeres participen menos en la vida política, movimientos sociales y actividades de la comunidad.

El ocio y la imagen de la España de fiesta

Adelantar el reloj una hora supone quedarse sin una hora de sol. Y una hora de sol en un país en el que miles de puestos de trabajo dependen del turismo puede significar mucho dinero. ¿Qué les parecería a los turistas?

imagen 14

No existen estudios sobre cómo podría afectar económicamente un cambio así aunque los defensores del cambio horario argumentan que tendríamos las mismas horas de ocio puesto que comeríamos antes y también saldríamos antes de trabajar. “Solo que acabaríamos antes, así que queda compensado. Si hacemos las cosas de una manera racional, hay negocio para todos”, explica Nuria Chinchilla, profesora de la escuela de negocios IESE y defensora de la racionalización horaria. Sara Berbel plantea otra cuestión: “También se trata de que nos planteemos qué tipo de turismo queremos para nuestro país”.

Pero más allá del turismo, ¿estamos dispuestos a renunciar a la luz hasta las 10 de la noche en verano? ¿Y a la idea de que en España puedes comer sin problemas a las 4 de la tarde?

imagen 15

“Esa resistencia al cambio es el mayor freno para la racionalización de horarios. Desde el punto de vista psicológico, son prejuicios irracionales, que da igual que argumentes con datos porque es una resistencia que se desarrolla ante lo desconocido, lo distinto, algo que no se ha vivido en primera persona”, cuenta la psicóloga social. “Las principales resistencias vienen desde el ámbito empresarial, que no acaba de entender que estar más tiempo en el trabajo no significa trabajar más y mejor. Y también por esa creencia de que los horarios actuales son algo ‘nuestro’, algo ‘mediterráneo’ que va en nuestro ADN y que nos define, cuando el resto de países mediterráneos no los siguen. Además, cuando viajamos a Europa nos acostumbramos a esos horarios sin problemas, así que eso también demuestra que podemos hacerlo”.

Así cambiaría: Aunque sigan existiendo discotecas y after hours, la mayoría de los bares y restaurantes adelantarían la hora de la comida y la cena y cerrarían antes, especialmente entre semana. Otros servicios, como el metro, también adelantarían su horario de cierre.

Fuente: El País: 04/03/2015