Archivo de la categoría: Emprendizaje

Hay otra manera, ilógica, de hacer las cosas….

Yo renuncié a la estrella Michelin

Casa Julio, un restaurante de un pequeño pueblo valenciano, ha pedido a la Guía que le retire para la edición de 2015 el prestigioso galardón que ha ostentado cuatro años

 

1417460969_280579_1417461520_noticia_normal

La primera vez fue el 24 de noviembre de 2009. Se fue a la cama un poco tocado por una cata de vinos sin acordarse de lo que sucedía aquella noche. A las 8.30 de la mañana tenía la cabeza a punto de estallar y varias llamadas perdidas. Pensó que era una broma hasta que recibió una foto de la guía roja donde su restaurante figuraba ya con una estrella. No la esperaban. Nunca trabajaron para eso. “En qué lío nos hemos metido, José Luis”, le dijo a su socio y jefe de cocina.

Luego vino la euforia. “Está mal decirlo, pero era la hostia. Nos daban una estrella, ¡a nosotros que estamos en un lugar en el que la gente no sabe ni llegar!”. No abrieron ese día. Ni las dos semanas siguientes. Las vacaciones son sagradas. Pero empezaron las reservas en masa, visitas de colegas, cientos de consejos sobre cualquier detalle, algunas envidias, más reformas… y también mucha ilusión y aprendizaje. Nunca más volvió a dormir tranquilo la víspera del fallo de Michelin.

estrella mihelin

Cuatro años después renunciaron a la estrella. Fontanars dels Aforins es un pequeño pueblo de unos 1.000 habitantes en la frontera entre Valencia y Alicante, bien metido hacia un interior que siempre vivió de la agricultura hasta que sucumbió a la construcción. En los años 40 la familia Biosca inauguró Casa Julio, una fonda de viajeros que fue evolucionando con las ideas de cada generación.

Julio, jefe de sala de 37 años y cuarto en la línea sucesoria, pensó en 2005 que debía aportar su sello al negocio familiar -donde también trabajan su hermana y su madre- incorporando lo que había aprendido en sus estudios y durante su estancia en el restaurante Zortziko de Bilbao, de donde se trajo a José Luis Ungidos para liderar la nueva cocina que se proponían hacer. “

salmonete

Buscábamos algo novedoso sobre la base de la gastronomía tradicional. Pero mantuvimos las dos velocidades”, explica. Se refiere a que igual daban de comer a gastrónomos que venían de toda la provincia, como cortaban pan y embutido para los bocadillos de los desayunos de fin de semana. “El problema no es la guía, sino el mundillo que se ha generado alrededor”, cree Julio Fueron dos años muy duros.

fresas

Su público de siempre no aceptaba aquellos cambios. Lo de comer en raciones más pequeñas y en diferentes platos no encajaba con el ideario mediterráneo de sus clientes de toda la vida. “Las raciones, al centro”, le pedían. Apenas comenzaba el boom de la gastronomía en España. “Aquí en el pueblo esto eran chorradas”, señala.

aperitivos

Cada semana probaron con una carta nueva hasta dar con la tecla. Y la fama creciente terminó por atraer una noche a un inspector de la Guía Michelin. Fue solo, cenó, pagó y pidió hablar con ellos. Estuvieron dos horas largas. Era 2007. “Trabajan muy bien. No tengo ningún reproche. Al contrario, por el respeto que le tengo a la guía prefiero salirme”. Porque su problema, dice, no es la publicación, sino “el mundillo que se ha ido generando alrededor”. “La tontería que te entra por esa puerta. Y cuando todo el mundo te dice que eres el mejor, el día que no te dan la segunda te cabreas”, señala.

pastel

No volvieron a detectar a ningún otro empleado de Michelin hasta que recibieron la estrella dos años después. “El impacto de la estrella es todavía más fuerte cuando te la quitan”, afirma Pascal Remy,  exinspector de la Guía Michelin No todos viven con alegría su condición de estrellado. O al menos no para siempre. Julio no es el primero en abandonar este selecto club.

El 24 de febrero de 2003, el chef francés Bernard Loiseau se voló la cabeza con su escopeta de caza cuando empezó a correr la voz de que le sería retirada la tercera estrella que ostentaba. Ya por entonces sufría depresión, pero su viuda culpó a la prensa. El cocinero Alain Senderens quiso renunciar a sus tres estrellas en 2005 y abrió el debate sobre la impostura y servidumbres en determinados sectores de la supuesta alta cocina “En estos locales se hace mucho teatro. Tienen poco que ver con la vida real. Es un sistema que me parece un poco pasado de moda”, lanzó. El último ha sido el chef belga Fredrick Dhooghe, que aseguró este año que quería ser libre “para poder servir un pollo asado, sin que ellos me digan que ese tipo de plato no es digno de un restaurante con una estrella”.

Los motivos pueden ser ideológicos, prácticos, de salud (como el chef catalán Joan Borràs, que cambió la marcha tras padecer un tumor cerebral) o incluso económicos. Porque prácticamente ningún restaurante de este tipo es rentable. Ferran Adrià explicó en su momento que llegó a perder medio millón de euros al año con elBulli.

guia-michelin-2011-1

Como cuenta Pascal Remy, un exinspector de la guía Michelin que trabajó para la publicación durante 16 años y que plasmó luego su crítica visión en El inspector se sienta a la mesa (Planeta), quien recibe esta distinción “necesitará más dinero”. Con la primera estrella suele llegar el primer crédito. “Todo lo que gane con los nuevos clientes tendrá que reinvertirlo. Además, para la gente eres fabuloso cuando la recibes, pero el día que la pierdes, muchas veces por motivos distintos a la calidad, el impacto negativo es todavía mucho más fuerte”, señala.

Para Remy, los restaurantes entran en un círculo vicioso formado por la guía, las marcas y el propio establecimiento que puede imponer unas determinadas ideas preconcebidas. “Es una presión muy fuerte, y uno puede dejar de hacer lo que desea a cambio de pensar en qué es lo que desearía que hiciese la guía Michelin”, sostiene este inspector que recuerda la relación que existe, “desde el mismo día de su fundación”, entre el negocio de los neumáticos de esta firma y el número de estrellas que tiene en cada país. “A mí me encargaron formar al equipo de inspectores que trabajaría en Japón y me pidieron que fuéramos generosos. Era un país al que hasta entonces se le resistía mucho a Michelin”, recuerda. Este periódico ha intentado recabar la versión de la publicación sin éxito.

La guía se creó en 1900 como complemento ideal para viajeros que podían sufrir un percance o un pinchazo y necesitaban comer o pasar una noche. Hoy, otras voces como la del crítico gastronómico de EL PAÍS, José Carlos Capel, comparten la idea de que la generosidad (o la racanería) en la concesión de estrellas guarda relación con la estrategia de negocio de la marca de neumáticos en cada país. Aún así Capel observa la renuncia de Casa Julio como un fenómeno aislado y solo encuentra aspectos positivos en recibir esta distinción. “A alguien le puede causar presión, pero la mayoría de cocineros mataría por una estrella”, sostiene. En España, el quinto país más premiado por Michelin, 169 restaurantes se reparten ahora mismo 203 de estas distinciones.

Casa Julio ha renunciado al menú degustación, pero conserva la calidad y todo su potencial gastronómico La de Julio duró cuatro años. En verano de 2013, celebrando su cumpleaños en un reputado restaurante, vio acercarse al camarero con una botellita de spray y se temió lo peor. “Y ahora…”, les soltó a él y a su novia con el dedo índice en el pulsador, “el aroma de jerez”. Aquel restaurante tenía una estrella Michelin, como el suyo. También menú degustación y algunas otras características que había encontrado replicadas en infinidad de lugares. “Un menú degustación tiene que ser como la obra de un artista, solo así tiene sentido. Lo que no puede ser es un menú de racionamiento porque entonces estás vendiendo humo”, defiende Julio. Aquel día fue el punto de inflexión. “Sentí que quería alejarme un poco de todo aquello”, recuerda en una mesa del comedor de su restaurante.

toscana valenciana

En verano de 2013 escribieron a la guía, pero al parecer el correo nunca se recibió y Casa Julio volvió a tener una estrella en 2014. Pero José Luis y él ya habían decidido poner fin a su proyecto. Aunque profundamente agradecidos a Michelin, estaban cansados. Ya no creían en algunas de las líneas básicas de un restaurante de este tipo y cada uno tiró por su lado. No sabremos qué hubiera pasado si Julio hubiera querido seguir optando a la estrella. “La calidad no ha bajado, pero la carta ahora es más sencilla”, señala él. El lugar tiene dos empleados menos y ha desterrado el menú degustación de su oferta. Pero conserva su potencial gastronómico, algunos platos de la anterior etapa y su propietario, además, disfruta de una vida más acorde con sus principios gastronómicos actuales. Una vida fuera de la gran constelación Michelin.

FUENTE: Daniel Verdú. El Pais 02/12/2014

Anuncios

EL MAÑOCAO, UNA BROMA NOCTURNA QUE SE CONVIRTIÓ EN NEGOCIO

La innovación está más cerca de lo que parece.

945070_168974943263552_1778222369_n

Los bares, las cervezas y los amigos son el germen de las más disparatadas ideas, pero pocos son los emprendedores que se atreven a poner en práctica lo que se ingenia entre risas. Entre estos escasos valientes están Laura y Carmelo, los creadores del ‘Mañocao, maño qué cacao’.

La idea, como cuenta Carmelo, surgió en una charla nocturna con amigos. Para continuar la broma al día siguiente, este zaragozano pidió a Laura, diseñadora gráfica del estudio Name, que crease una etiqueta para un bote con el gracioso nombre. Ahí comenzó todo.

Dos meses después, el nuevo cacao soluble de espíritu maño es una realidad que se vende en varias tiendas de la capital aragonesa y en tiendas online. Además, esta semana ha comenzado las pruebas en los supermercados Simply de la zona.

Una fábrica de chocolates, también aragonesa, con una extensa trayectoria en el sector, creó una fórmula única para…

Ver la entrada original 518 palabras más

El sociólogo que acabó de pastor

suiza bandera

El sociólogo Luis Ángel Alfonso ha pasado los últimos tres años con un rebaño de 300 cabras en los montes del cantón suizo de Graübunden. Terminó la carrera en la Universidad de Salamanca y abandonó su Cáceres natal para buscarse la vida.

cabra suiza

Tenía un contacto familiar que le dijo que ser pastor en Suiza era una opción bien pagada y no se lo pensó mucho porque no veía salidas. “Me da para vivir muy bien, gano más que cualquier persona que trabaje en España acorde con su cualificación”, explica al teléfono.

Intercala temporadas de cinco meses al año en la montaña con el rebaño, con un horario diario de 05.00 a 22.00 y sin descanso semanal, con periodos de inactividad en España. Cobraba un sueldo mensual bruto de 4.200 francos suizos (casi 3.500 euros).

Tras estudiar un curso intensivo de un mes, ha ascendido a quesero, un puesto por el que cobra 5.000 francos (4.158 euros) y que le permite trabajar 10 meses seguidos al año. Alfonso no se ve haciendo este trabajo toda la vida, pero no se ha puesto plazo de vuelta.

suiza

Asegura que se ha desvinculado “totalmente” de la carrera y que puede considerarse hasta el más afortunado de su promoción: “Los compañeros con los que tengo contacto… o siguen todavía estudiando o ni trabajan ni estudian”.

Fuente: Diario El País 25/11/2014

EL ÉXITO DEL “MEMORION”

Memorizar

En este nuestro ámbito de actuación profesional, formación, orientación, emprendizaje, etc. está surgiendo con una fuerza incontenible la figura del “memorion”.

Llevo impartiendo formación, en sus diferentes formatos de cursos, charlas, conferencias, etc. como freelance o teniendo mi propia empresa durante más de diez años. Siempre dirigida a personas adultas principalmente del medio rural. Realizo una formación basada en la experiencia, es decir, no concibo dar ningún consejo sobre algo que no he vivido directamente.

Para preparar mis materiales, mis enfoques, como casi todo el mundo me documento pero también realizo otra actividad que es acudir como cliente a entidades relacionadas con la orientación y el emprendizaje. En mis cursos y diferentes actividades profesionales me encuentro cada vez más con una opinión que va tomando más cuerpo y es que hay muchas personas que me manifiestan su hastío por encontrarse con profesionales que pretenden orientar y asesorar sobre aspectos o situaciones que nunca han vivido.

A mi me resulta imposible aconsejar a alguien sobre aspectos tan importantes de su vida si yo no he pasado antes por esas situaciones. ¿Cómo aconsejar a alguien sobre crear una empresa si yo nunca he montado ninguna?, ¿Cómo orientar a alguien sobre cómo buscar trabajo si yo nunca he pasado por su situación?; ¿Hasta qué punto somos las personas responsables de nuestros consejos?. En mi caso, siempre que he presentado mi proyecto empresarial/profesional a alguna entidad para solicitar ayuda me han contestado con que era inviable, que había mucha competencia, que no era innovadora, etc. Felizmente creo en mi proyecto y diez años después sigo aquí, pero, ¿quién se hace responsable si yo hubiera tirado la toalla?

Las personas “memorionas” son aquellas que tienen una base eminentemente teórica, es decir, no han experimentado sino que se han limitado a documentarse, a leer, a escuchar a expertos. Pero creo que es necesario tener vivencias, conocer lo que siente una persona desempleada y desesperada, una persona que decide arriesgarse a crear una negocio, alguien que ha fracasado muchas veces, alguien que no tiene recursos, etc. La preponderancia de la teoría sobre la experiencia, también ha legado al ámbito del empleo y el emprendimiento. Pero, ¿llegará el “memorion” para quedarse?

El éxito del memorion

El próximo día 2 de octubre, después del “monográfico” dedicado a la lucha contra la corrupción en Finlandia, incluiremos una nueva entrada titulada: “El éxito del memorion” Se trata de un artículo propio, ya divulgado en Linkedin hace semanas, pero que está siempre actualidad. ¿Pero quienes son los/as memoriones/as?

“Las personas “memorionas” son aquellas que tienen una base eminentemente teórica, es decir, no han experimentado sino que se han limitado a documentarse, a leer, a escuchar a expertos”.

imagen de cerebro

Se trata de un artículo de carácter crítico sobre el este fenómeno. Espero que sea de interés.

De emprendedores para emprendedores

Frase Freud Emprendizaje

Toda la formación que impartimos se basa en el concepto de experiencia circulante. Ello implica que sea necesario una experiencia previa en cada uno de los campos temáticos en los que impartimos formación.

Así, la formación que se imparte dentro del apartado de emprendizaje la damos como emprendedores, esto garantiza que hemos experimentado todas las vicistudes por las que una persona emprendedora ha pasado, pasa y pasará en el diseño, puesta en marcha y evolución de su proyexto profesional.

Hay muchos temas que se pueden aprender leyendo pero ninguna lectura te hace ser experto en algo si no has tenido la oportunidad de experimentarlo por ti mismo. Siempre me fiaría más de una persona que me aconseja, si tengo constancia de que esa persona ha pasado por una experiencia similar a la mía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA