¿Mejora y Administración Pública son antónimos?

mooc-innovacion-1

Alguien pudiera pensar que estos dos términos podrían ser antónimos y es que nunca ha tenido la administración pública buena fama.

suma arandaAl escribir esta pequeña reflexión a modo de introducción, me viene a la memoria una anécdota que me sucedió hace un par de años en Aranda de Duero. Estaba diseñando y madurando todavía el proyecto de y-logika, testando la metodología, con los primeros contactos, etc. y tuve la oportunidad de acudir a unas jornadas sobre emprendimiento que se realizaban. Recuerdo que el primer día debíamos de “salir al estrado” para presentar cada proyecto profesional, en qué consistía, en qué situación estaba, cuales estaban siendo las dificultades, etc. Durante mi presentación, manifiestamente mejorable todo hay que decirlo, manifesté las dificultades que me estaba encontrando en ese momento para presentar procesos de mejora en la administración pública. Al finalizar se me acercó una de las personas que estaban allí y me hizo una observación después de escucharme: “Tú no has trabajado nunca con la administración pública, verdad?”. Me hizo sonreír y después pensar sobre lo que había debajo de esa pregunta.

¿Nos gusta cambiar a las personas ó nos gusta “leer” cómo podríamos cambiar ó cómo cambian otros? Resulta curioso que hoy día diariamente vemos y oímos mensajes de cómo combatir el estrés: “tome esto, haga deporte, etc.” pero rara vez nos hacemos la pregunta esencial: ¿Por qué tengo yo que vivir con estrés? Pues algo así pasa con la mejora y las personas, y a veces nos olvidamos que la administración está compuesta de personas.

ec03-sistema-educativo-cambio

Tengo la suerte de poder transcribir ahora una pequeña entrevista que con la “excusa” de la mejora ha tenido a bien, y se lo agradezco enormemente, de responder D. Juan José Laborda:

Anuncios

2 comentarios en “¿Mejora y Administración Pública son antónimos?”

  1. Estoy de acuerdo con que es difícil cambiar y que resulta más fácil hablar del cambio que ponerlo en práctica. Simplemente, porque “hablar” no nos compromete a nada, las palabras se las lleva el viento; sin embargo, “hacer” nos embarca ya en la acción propia, en conjugar el verbo yo en relación con un acto -mi cambio- y sus consecuencias -esfuerzo, adaptación…-, y esto… ya no nos gusta tanto.

    1. Efectivamente, no puedo estar más de acuerdo contigo. Sólo espero que, en esta ocasión, la palabra escrita sirva para algo.

Anímate a dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s