Entrevista a D. Juan José Laborda

Buenos días:

Lo primero, agradecerte enormemente que hayas tenido la amabilidad de tomarte un tiempo para responder a estas preguntas. Es un honor para mí que puedas aparecer en este blog.

Juanjo laborda

P.: Me gustaría, para comenzar, que te presentaras brevemente a todas aquellas personas, seguro que serán muchas, que lean esta entrevista.

R.: Estudié periodismo y después Historia Moderna y aunque me involucré en la política desde mis años universitarios, y en los años de la Transición ostenté puestos parlamentarios relevantes hasta el año 2008, siempre me he considerado historiador por mi manera de entender la vida.

P.: ¿Consideras que hay un sesgo ó un componente cultural en la aceptación y búsqueda del cambio y la mejora en España en relación con otras sociedades europeas?

R.: Nosotros los españoles hemos tenido, desde al menos el siglo XVIII, una aspiración como sociedad de cambio, y en gran medida queríamos cambiar para parecernos a los grandes países europeos, Francia, Gran Bretaña, y más tarde, Alemania; incluso hubo minorías que quisieron asemejarse a la Unión Soviética. Aunque sigue existiendo una nostalgia por no ser como los demás europeos, el complejo de inferioridad está remitiendo, especialmente entre los jóvenes que viajan y viven fuera. Ahora la búsqueda de cambio es muy similar a la existente en países europeos, y nuestra cultura, en ese aspecto, está a la hora de Europa, con todas las consecuencias; incluso con una cierta ventaja nuestra, pues la sociedad española es más europeísta y no está tan influenciada por la xenofobia, como Francia o Gran Bretaña.

P.: Como conocedor de la Administración pública, ¿crees que la mejora y la búsqueda de la eficiencia están reñidas con la titularidad de los servicios? ¿Está la administración pública española abierta al cambio por convicción o por necesidad? R.: En general, la administración española, aunque a veces lenta y algo antigua, puede compararse a los modelos europeos en eficiencia. A pesar de la crisis y de reducciones presupuestarias injustificables, España sigue teniendo una administración ejemplar en ámbitos muy importantes como la Sanidad Pública, la Agencia Tributaria, el sistema público de pensiones de la Seguridad Social, o las fuerzas de Orden Público. Incluso los maestros y profesores cumplen con su función, a pesar de las tensiones de un sistema educativo que cambia de legislación mucho más de lo deseable en un país políticamente estable. Como yo soy europeo continental, estimo que nosotros entendemos que las principales funciones y servicios públicos los debe prestar el Estado, de manera que los intentos de privatización se han saldado con ineficiencias varias, e incluso con prácticas corruptas, corrupción de la que está libre la mayoría de los funcionarios; en España, los ciudadanos no temen, por ejemplo, que los policías, los jueces, los recaudadores o los que autorizan los negocios y empresas, les puedan chantajear pidiéndoles dinero ilegal y corrupto.

P.: Como escritor, ¿Por qué crees que se publican tantos libros de autoayuda? ¿Queremos encontrar una “pastilla” antes que afrontar un verdadero cambio?

R.: Supongo que esa tendencia a publicar libros de autoayuda precede de las sociedades anglosajonas, que por su cultura protestante resuelven las crisis personales de manera más individual que en las sociedades culturalmente católicas.

P.: ¿Qué es para ti la innovación? ¿Es más un proceso ó una actitud? ¿Estamos, realmente, abiertos al cambio?

R.: Me parece que son tanto un proceso que una actitud. Yo creo que la mentalidad actual de la sociedad española está muy abierta a los cambios, culturales, técnicos o morales. Sin embargo, creo que falta perseverancia, y a veces se confunde cambios e innovaciones con modas y novedades.

P.: Como historiador, a pesar de toda la tecnología de la que disponemos, ¿crees que estamos condenado a que la historia se repita?

R.: La Historia no se repite nunca, y no está determinada. Podemos ir a mejor, y lo mismo ir a peor. Ya no estamos aislados de Europa como en una gran parte de la Edad Contemporánea, y ese factor nuevo es un motivo de esperanza y de seguridad. Pero todo depende de nosotros.

Muchas gracias Juanjo.

Foto: Diario de Burgos 2.013

 

 

 

 

Anuncios

Anímate a dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s