Rompiendo tabúes sociales

Hay una tendencia sobre madres que aborda la cara menos amable de esta experiencia: un torrente de comentarios en redes sociales de mujeres que agradecen que se hable en público de ello y que se animan, contando su experiencia, a romper lo que consideran un tabú frente a una maternidad idealizada. Este testimonio, fotográfico y escrito, es el último ejemplo:

11150585_1124548720908276_3215455390148880003_n

Esta es una foto mía tres días después de dar a luz. Estaba convaleciente y tan expuesta que estaba hecha una mierda. Amaba a mi bebé, echaba de menos a su padre (que había vuelto al trabajo ese día), estaba cabreada con mi madre, me dolía pensar en mi hermano porque mi madre nos había abandonado y ahora tenía un niño que se parecía a él, mis pezones estaban agrietados y sangraban, la leche casi me había subido, mi bebé estaba cada vez más hambriento, me sentía triste porque la gente matase niños intencionadamente, no había dormido desde que me puse de parto, no sabía cómo colocar mis pechos, mi vagina estaba irritada de sentarme todo el rato para dar de mamar, estaba muy cerca de volverme loca. Katie vino a darme de comer la mañana en que fue tomada la foto. Tuvo incluso que volver a parar en casa a la hora de la comida. Después, una de mis siete hermanas, Sarah, vino por la noche y trajo la cena para toda la familia. Fue Sara quien me sacó esta foto. Llegó con comida y dijo “Hola, ¿Qué tal estás?”. Y conteste: “Soy un desastre”. Hablamos, me escuchó, y comentó: “He estado exactamente en la situación en la que estás tú”. ¡Me ayudó saber que ella también estuvo loca en una ocasión! Después me dijo: “Sé que esto te va a parecer raro pero ¿tienes una cámara? Estás tan natural y tan guapa”. Agradezco que sacara esa foto. Su intención era sólo traernos comida y terminó quedándose mucho más tiempo. La necesitaba. Ella lo sabía. Llamé a Rachel, la necesitaba. Necesitaba que cuidase a mi bebé, necesita más ayuda para que cogiese la teta. Llamé a Shell. Necesitaba que me dijese que mi bebé estaba bien. Mamás, esto es realmente el postparto. Aquellas que habéis pasado por ello antes ¿compartirías cómo fue ese momento después del parto? Tuve un postparto mágico. No fue sencillo pero tuve muchísimo apoyo y consejos, y el recordatorio de que las madres antes que yo habían pasado por esta etapa de la maternidad y que estaba bien que yo pasase por lo mismo.
La publicación desde el perfil de la protagonista, una madre de Phoenix (Arizona), llevan 22.000 compartidos y su historia ha aparecido como noticia viral en medios de comunicación de todo el mundo. El artículo publicado en bebesymás sobre esta foto ha sido compartido más de 10.000 veces en Facebook generando más de 7.000 comentarios, según el medidor Sharedcount.
(Facebook Danielle Haines)

Como las redes sociales tiene mucho de “escaparate”, la psicóloga y antropóloga Julieta París explica  que “una foto como esta es un golpe que despierta a la realidad que todos, en una especie de pacto de silencio global, tratamos de callar, silenciar y maquillar“.

El pediatra Jesús Martínez, muy activo en internet antes en el Facebook El médico de mi hijo y ahora en el blog Mamicenter, considera que existe cierto reparo a la hora de quejarse de la maternidad porque para muchas mujeres supone reconocer una sensación de fracasoy nadie va por ahí diciendo, ¡oye, que he fracasado!“. También influye, dice, el “afán de competitividad con otras madres” y la “idea de ser una madre 10“. Comentando su situación en foros o redes sociales, “muchas madres lo único que buscan es darse cuenta de que a otras mujeres también les pasa”, buscando “esa sensación de ‘tribu’ que nos falta” porque “ahora lo aprendes todo en internet, pero muchas veces ni tienes cerca a tu madre, a tus hermanas… Y te enfrentas a una cosa muy teórica y muy de película que te da en toda la cara”.

París también incide en esta situación de expectativas frente a realidad: “Aunque se está felixibilizando el concepto de ‘buena madre vs. mala madre’ todavía, y sobretodo los primeros días del puerperio [los 40 días tras el nacimiento], existe la sensación de que no puedes quejarte, de que no puedes hablar del susto, del miedo, de los sentimientos concentrados… y tan ambivalentes. Te dicen “¿Verdad que es lo mejor que te ha pasado en tu vida?” …. y el abismo entre lo que sientes de verdad y lo que crees que deberías decir, sume a muchas mujeres en un pozo de ansiedad que deberíamos afrontar con otra naturalidad“.

malasmadres1

Pese a que el tabú a hablar de los aspectos más difíciles de la maternidad pervive, “desde hace unos dos años si que hay publicaciones como el club de Malas Madres que empiezan a relativizar mucho más la situación”, indica Martínez.

Más del 10% de mujeres sufren depresión postparto. Consultar la situación con profesionales, incluso aprovechando las visitas al pediatra, es una de las vías para hacerle frente cuando más allá.

Fuente (El País 24/09/2015)

Anuncios

2 comentarios en “Rompiendo tabúes sociales”

  1. Creo que es bueno desmitificar muchas idealizaciones sociales que no se preocupan de si las personas son felices, sino de si cumplen o no con lo socialmente establecido. Muy valiente esta mujer: una madre valiente, por lo tanto, ya no es una mala madre.

  2. Efectivamente, los condicionamientos sociales que indican si una persona es “normal” o no, si actúa bien ó no es necesario mandarlos a paseo a la mayor brevedad posible.

Anímate a dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s